Contactar a Spacoacher

Mi foto
Spacoacher
Email:spacoacher@gmail.com Skype:Spacoacher
Ver todo mi perfil

Guía Gestión Tiempo

Guía Gestión Tiempo
Triplica Tu Tiempo!
La autoestima está determinada por factores internos y externos. Los factores internos son factores que residen dentro de nosotros o son generados por nuestra mente, ideas, creencias, prácticas y comportamientos. Los factores externos son factores ambientales, mensajes verbales y no verbales, experiencias vividas con nuestros seres queridos y contemporáneos, gente importante en nuestras vidas, organizaciones en las que tomamos parte y nuestra cultura.

Hay un problema con el término autoestima. Es que se ha puesto de moda, pero esto no significa que ahora se entienda mejor la autoestima que cuando ni siquiera se tenía en cuenta. No se debe trivializar la autoestima, ni tampoco subestimarla. A la hora de trabajar la autoestima y la autoimagen, no debemos buscar soluciones rápidas y fáciles, ya que se requiere un trabajo más intenso y continuado. Se puede fingir, pero si no tenemos autoestima verdadera y sólida, no podremos engañar a nadie ni siquiera a nosotros mismos. La vida nos presentará situaciones en las que se pondrá a prueba la solidez de nuestra autoestima.

La autoestima se puede modificar y trabajar, se puede aumentar y se puede disminuir. Hay que pensar en ella como una habilidad, como una destreza, como por ejemplo la forma física. Al igual que podemos hacer ejercicios para mejorar nuestra capacidad física, hay también ejercicios que podemos hacer para reforzar nuestra autoestima.

La autoestima es de gran importancia. Prueba de ello es que a pesar de lo que nos digamos nosotros mismos y a otros, es muy difícil escapar de la imagen que tenemos de nosotros mismos y que otros tienen de nosotros. Podemos tratar de escapar, huir hacia el consumismo, las adicciones, la falta de conciencia, pero en el fondo de nosotros sabemos cuál es el problema, y si ignoramos las mecánicas de la autoestima permaneceremos siendo unos completos desconocidos para nosotros mismos, nos parecerá imposible mejorar nuestra vida, e incluso podremos llegar a caer en el fatalismo y pensar que estamos destinados al fracaso.

La autoestima se basa en la creencia de un valor intrínseco en cada ser humano, es decir, que independientemente de nuestra situación somos plenamente valiosos para la vida. Se basa en la confianza en nuestra habilidad de pensar, confianza en nuestra capacidad para hacer frente a las dificultades de la vida y confianza en nuestras capacidades y nuestro derecho de ser felices y tener éxito. La clave es que sea más que un sentimiento, más que una creencia, que sea el elemento motivador de nuestras acciones y relaciones.

La autoestima se ve afectada por nuestras acciones, tanto positiva como negativamente. Y a la vez la autoestima afecta a nuestras acciones de manera positiva y negativa. Teniendo alta autoestima es más fácil que puedas hacer frente a grandes dificultades; teniendo baja autoestima desistirás más rápidamente y será más difícil que logres lo que quieres. Si te respetas a ti mismo/a y a otros, actuarás de manera respetuosa e incrementarás las posibilidades de que otros actúen de manera respetuosa hacia tí. Si te falta el respeto propio y hacia otros y aceptas comportamiento abusivo y explotador de otros, esto envía un mensaje a otros de que pueden abusar de ti (consciente e inconscientemente), porque lo permites, y este tipo de comportamiento continuará y a la vez reafirmará el bajo concepto de autoestima.

Una más alta autoestima no sólo nos permite sentirnos mejor, sino que nos permite también vivir mejor, porque responderemos más favorablemente a nuevas oportunidades y mejoras que se presenten en nuestra vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada